Víctor Mora

Víctor Mora

Víctor Mora nació en 1.931 en Barcelona. Además de El Capitán Trueno escribió Dani Futuro, El Jabato, El Cosaco Verde, El Corsario de Hierro, etcétera, así como gran cantidad de novelas. Lo que poca gente sabe es que empezó siendo dibujante…

Pregunta: Miguel Ambrosio (Ambrós) dijo que El Capitán Trueno fue, en sus inicios, la versión española de Hal Foster’s Prince Valiant ¿Es eso cierto?

Víctor Mora: Ambrós lo diría seguramente como una manera de hablar, pues como dibujante tenía que admirar por fuerza a Harold Foster, y sabía que yo era un fan del creador de Prince Valiant desde que tenía… ocho o nueve años, y conocí a Val en Francia. (¡Su aparición se interrumpió, poco después, con gran consternación mía, cuando Alemania ocupó Francia al principio de los años 40!). Pero El Capitán Trueno es muy nuestro, quiero decir muy español, y me atrevería a decir que totalmente europeo.

P.: Hay quien dice que Capitán Trueno, Jabato, Cosaco Verde y Corsario de Hierro son, en realidad, el mismo personaje ¿Qué opina ustede de eso?

V.M.: De lo que no hay duda es de que son del mismo autor… Y se nota, para bien o para mal, claro está.

P.: ¿A qué se debió la infantilización de los últimos episodios de las series clásicas?

V.M.: Tal infantilización no fue especialmente querida por mí… Desde el principio, los cuadernos, los tebeos, tenían que ser productos infantiles y juveniles, según la denominación de la época. Por lo demás, me gusta aclarar que los 618 cuadernos originales de Trueno fueron escritos por mí (menos una veintena que, ya bien arrancada la colección, escribió Ricardo Acedo, estando yo en la cárcel por cuestiones políticas). En series como Trueno y el Jabato, intervinieron -repito, ya arrancadas las colecciones- otros guionistas de forma esporádica. Tengo que decir, además, que el hecho de que los primeros cuadernos de Trueno no fueran firmados por mí se debió a que el editor veía como prueba de enemistad que el autor-escritor firmara su trabajo… Esto más bien parecerá canallesco en un estado de derecho como es la España de hoy -donde sigue habiendo atentados contra los derechos de autor, no nos engañemos-, pero era así. (¡Y ocurrirá, ay, en ciertos casos, si los autores no están atentos!). Más tarde, añadiré pude firmar con Víctor Alcázar u otros seudónimos. Esto también fue una lucha contra la cara dura (para no decir otra cosa) que hubo que ganar.

P.: ¿Se cebó la censura con El Capitán Trueno?

V.M.: No llegó la sangre al río… Pero estaban un poco hartos de tanta justicia y tanto caballero andante defendiendo a los humillados y ofendidos de este mundo… Y tanta Sigrid y tanto Capitán Trueno andando por esos mundos, sin que les unieran vínculos matrimoniales, como decían en un oficio del Ministerio de Información y Turismo. Hubo episodios de censura francamente imbéciles, como el de aquel funcionario a quien se le ocurrió hacer desaparecer toda espada y todo puñal de las aventuras de Capitán. El pobre funcionario debió darse finalmente cuenta de que todo quedaba muy… subversivo, con tanto personaje con el puño cerrado en alto. Como dijo en su día un gran cineasta italiano: Imbecili fascisti!.

P.: ¿Qué sentía cuando escribía el Trueno?

V.M.: Un gran placer. Es lo que siento cuando escribo. Ya sé que es un raro privilegio, por lo que me siento muy agradecido.

P.: Todo autor tiene un personaje que es reflejo de sí mismo ¿Con qué personaje, de todos los que han pasado por la serie (protagonistas incluidos), se identificaría?

V.M.: Esto también me ha pasado a mí, tiene razón. Pero me ha pasado más en el terreno de la novela y el cuento, que en el de las historietas. Por ejemplo, en el cuento La Cometa Azul, que escribí en los años 60 y que obtuvo en Madrid el Premio Sésamo, hay un niño que se parecía a mí… En mi novela escrita en catalán La Mujer de los Ojos de Lluvia, Premio Joan Crexells 1993, hay un hombre que tiene en Barcelona una tienda de libros de ocasión, Dubliners, con cierto parecido a mí… Pero más difícil es parecerse al Capitán Trueno, cuando se es como yo, más bien del tipo ratón de biblioteca… Si acaso, en el terreno de las compensaciones imaginarias, como le pasaba a Howard, el creador de Conan el bárbaro, que soñaba con ser alto, musculoso y rubiales, siendo él poca cosa, fís icamente hablando.

P.: ¿Con qué dibujante, excluyendo a Ambrós, se queda?

V.M.: Con Carlos Giménez, con Annie Goetzinger, con Antonio Parras, con Víctor de la Fuente…

P.: ¿Cómo ve el panorama actual tebeístico en España?

V.M.: Fatal. La exclusión de los tebeos infantiles y juveniles (en lugar de atenerlos poniéndolos al día, claro), ha sido el fin de una profesión y de un mercado… Una tontería, llamémosla adulta para entendernos, que ha dejado sin trabajo a muchos y ha facilitado la penetración al material extranjero (sea dicho sin la menor xenofobia)… Prefiero no hablar de este tema. Con un par de editores que no fueran miopes, y algunos directores en revistas (para todos los públicos, no para adultos) con garra, aún se podrían hacer cosas… Sostengo que hay todavía un público para tebeos (para todos, insisto). Naturalmente, en otro orden de cosas, para quien quiera seguir por la vía destinada a adultos, lo que digo no supone ninguna censura.

P.: Ahora que se está relanzando Dani Futuro ¿Existe alguna semejanza entre éste y El Capitán Trueno?

V.M.: La semejanza de haber tenido, tando Dani Futuro como El Capitán Trueno, dos magníficos dibujantes y un mismo guionista.

P.: Hablando de Planeta ¿Por qué se cortó la serie Aventuras Bizarras/Serie Roja de Cómics Forum?

V.M.: Espero leer ésta y otras historias cuando el Capitán Trueno publique sus memorias, sobre todo la parte de Mi vida con el fabuloso Víctor Mora.

P.: De las aventuras de los años 80/90 ¿Cuál le gusta más?

V.M.: Es difícil escoger… Recuerdo con cariño lo que dibujó Bermejo, lo que dibujaron Adriano y Jesús Blasco… Son grandes historietistas. Pero lo que digo al principio, resulta difícil escoger.

P.: ¿Qué haría falta para volver a lanzar al Trueno?

V.M.: Planteárselo seriamente… y tener suerte. Porque es fácil equivocarse, aún con la mejor voluntad.

P.: Para finalizar ¿Qué le parece la idea de poner a El Capitán Trueno en Internet?

V.M.: Una excelente idea. Hasta el Capitán Trueno dice que a esto se le llama vivir con su tiempo… El Capitán ya está en Internet. Y, por cierto, que manda un fuerte abrazo para el que ha trabajado esforzadamente para que así sea… ¡Hay que decírselo sin tardanza a Alberto Alvarez Perea!

 

One reply


  1. Tengo interés en conseguir, los número desde el 131 al 144 y la tapas, donde puedo dirigirme o ir alguna tienda en la zona de Madrid, precios y posibilidades. Gracias

Dejar una respuesta

Cerrar
Enviar por Correo